PRIMERA SALIDA, SEGUNDO PUNTO

[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_column_text]

Otro gol en el último minuto nos permite sumar en nuestra visita a un campo siempre complicado como es Matapiñoneras

En nuestra primera salida en esta primera temporada en Segunda B nos tocaba visitar a un viejo conocido del fútbol madrileño, la Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes, equipo asentado en la categoría de bronce del fútbol español. Toda salida en el fútbol es complicada, y todavía más en un grupo tan complicado como este primero de Segunda B.

El partido arrancó con los locales intentando tener la posesión del esférico pero nuestra presión arriba se lo impedía, y fruto de ello llegarían las primeras ocasiones para nosotros. Así, en el minuto 10 Rubén Ramos no llegó al centro de Javi Robles desde la derecha por pocos centímetros. Pero solo tuvimos que esperar tres minutos para que una nueva jugada por derecha, con una buena combinación entre Robles y Pina dejaría el 6 interista el balón atrás para Rubén Ramos que con un disparo pondría el primero en el marcador. Gran jugada y mejor definición del ex del Sanse que celebraría el gol pidiendo perdón a la que fue su afición.

Los locales seguían queriendo tener la pelota pero la alta presión de los chicos de Marcos Jiménez, que cumplía su primer partido de sanción tras la expulsión ante el Fabril, les impedía jugar como querían y las ocasiones caían de nuestro lado. Todo iba bien hasta que en el minuto 23 una buena combinación de los locales acabaría un disparo raso y fuerte desde la frontal ante el que nada podría hacer Miguel Ángel. Un gol que nos dejó durante unos minutos desconcertados, lo que aprovecharía el Sanse para marcar su segundo gol solo cuatro minutos después. Un centro por la derecha de Carlitos permitía a Castel rematar a placer para perforar nuevamente la portería de Miguel Ángel. Minutos complicados en los que los locales pudieron ampliar la ventaja si no llega a ser por la mano salvadora de nuestro portero que tocó lo suficiente para mandar el balón al larguero el disparo de Andy Escudero. Pero si este Inter tiene una seña de identiad, es que no baja los brazos nunca. Lo seguiríamos intentando, y en la última jugada, en una falta sacada por Muñiz, una mala salida del portero local consiguió ramatar limpiamente Rubén Ramos pero lo anulaba el colegiado tinerfeño a expensas de su linier por una supuesta falta. No habría tiempo para más y llegaríamos al descanso.

Durante el descanso el míster intentaría algo nuevo, dando descanso a Tamayo y poniendo en su lugar a Alfonso. Movimiento que a la postre nos daría resultado. Pero la primera ocasión de esta segunda parte sería para los locales, que en la primera contra de todas las que intentarían en la segunda parte, Iván Pérez se plantaría solo ante Miguel Ángel pero aguantando espectacularmente le sacaría el balón en un mano a mano salvador para los nuestros.  Pasados los diez minutos de la segunda parte, una internada de Alfonso provocaría el penalti al ser empujado con el brazo claramente por Bruno Rivada. Rubén Ramos se encargaría de lanzar, y materializar el penalti poniendo la igualada en el marcador. Un gol que nos daría un nuevo empujón para buscar la portería de Morales, mientras el Sanse aprovechaba ese ímpetu para buscar las contras una y otra vez. Y consecuencia de una de estas fue el 3-2 en el marcador. Contra por derecha de Carlitos que mete u centro al recién incorporado Fran Pastor que remataba solo y a pocos metros del área pequeña y ante el que nuestro portero tampoco pudo hacer nada. Desde ahí hasta el final nuestros jugadores seguirían dejándose el alma en busca del empate que nos diera al menos un punto, y el Sanse seguía a lo suyo, las contras. Pero ya hemos dicho muchas veces que nunca nos vamos a dar por vencidos, y nunca vamos a bajar los brazos mientras le queden segundos al partido. Y si, una vez, por segunda semana consecutiva, en el tiempo de descuento, cuando el Sanse ya contaba con los tres puntos en su casillero, llegaría el empate. Cumplidos 3 minutos de los 4 de descuento, y colgando balones al área, un rechace dejaría el balón a Rafa Mella que lo controlaría la borde esquinado del área pequeña con mucha sangre fría, y en el mano a mano le colaría el por debajo de las piernas a Morales subiendo el 3 a 3 en el marcador. Un gol que nos daría un nuevo punto, y nuevos ánimos en nuestro arranque en la categoría de bronce. Dos partidos y dos empates in extremis.

Ahora toca cambiar el chip de la liga y centrarse en otro partido histórico para nosotros, el partido de Copa de S.M.El Rey contra el Fuenlabarda.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][nectar_image_with_hotspots image=»2741″ preview=»http://interdemadrid.com/wp-content/uploads/2018/09/WhatsApp-Image-2018-09-02-at-11.23.32.jpeg» color_1=»Accent-Color» hotspot_icon=»plus_sign» tooltip=»hover» tooltip_shadow=»none»][/nectar_image_with_hotspots][/vc_column][/vc_row]

Leave a Comment